3 salsas fáciles y rápidas para la carne

Compartilhe

Share

Comparta

Una de las mejores maneras de crear platos diferentes con los mismos ingredientes básicos es variar las guarniciones. Por ejemplo, usted puede hacer bifes con el mismo pedazo de carne y crear platos completamente diferentes solo cambiando las salsas que acompañan cada uno. 

Y como estamos siempre buscando formas de ayudarlo a diversificar sus comidas sin gastar tiempo o demasiado dinero, ¡vamos a enseñarle a hacer tres salsas para la carne que son exquisitas!

1. Cómo hacer salsa italiana con perejil

Esta salsa de origen italiana es muy fácil y rápida de hacer porque usted no necesita cocinarla. Basta picar un manojo de perejil, cebollín y hierbabuena en pedazos bien pequeños y mezclar en un bol con una cucharada de té de alcaparras, dos o tres anchoas picadas, un diente de ajo aplastado, el jugo de un limón y tres cucharadas soperas de aceite de oliva.

En el caso de que usted no encuentre anchoas, podrá hacer esta salsa sin utilizarlas o usar un poco de atún en lata en pedazos, no el rallado, algo como una cucharada sopera. 

Para finalizar la salsa, mezclar bien, condimente con sal y pimienta negra a gusto y sirva.

2. Cómo hacer salsa crema picante

Esta salsa es un clásico en países como los EEUU y no es por acaso. Para hacerla, comience echando dos cucharadas soperas de vinagre de vino tinto en una sartén antiadherente y lleve al fuego para hervir. En cuanto hierva, agregue 150 ml de caldo de pollo (usted puede intentar con caldo de carne, en el caso de que no tenga caldo de pollo en casa) y reduzca el líquido por la mitad en fuego alto.

Cuando haya reducido, añádale dos cucharaditas de té de pimienta verde, aplastando algunas semillas en la olla con la parte de atrás de una cuchara. Condimente con sal a gusto y deje en el fuego para reducir un poco más.

Enseguida, eche cuatro cucharadas soperas de crema doble fresca, mezcle y cocine por uno o dos minutos más para espesar la salsa. Prueba la sal y sirva.

3. Cómo hacer salsa con vino tinto

La salsa de vino tinto se puede ver a menudo en cualquier buen restaurante acompañando las carnes y usted también puede hacerla en casa. Primero, lleve 250 ml de caldo de carne a una olla y cocine en fuego alto hasta que reduzca el líquido por la mitad.

Enseguida, añada 125 ml de vino tinto seco de buena calidad, dos cucharadas de té de azúcar moreno y una cucharada de té de vinagre balsámico. Deje que cocine por 10 minutos más en fuego alto o hasta que reduzca por la mitad nuevamente. Condimente con sal y pimienta negra a gusto y sirva. 

Comentários