Cómo hacer alitas de pollo con salda tailandesa

Compartilhe

Cómo hacer alitas de pollo con salda tailandesa

El alita de pollo es un corte maravilloso para aperitivos porque se cocina rápido independientemente de su método de cocción.

Si lo desea, puede prepararla de forma simple y condimentarla sólo con sal. Pero lo que queremos enseñarle es cómo preparar el alita de pollo a la parrilla con una salsa picante llamada Sriracha, que es de origen tailandés.

Entonces, además de servir un excelente aperitivo, tendrá una buena historia para contar sobre el plato.

LISTA DE INGREDIENTES

1Kg de alitas de pollo

450 gramos de jalapeños picados

200 gramos de pimentón rojo picado

4 dientes de ajo cortados en pedazos

3 cucharadas de sopa de azúcar mascabado

1 cucharada de sopa de sal

75ml de agua

125ml de vinagre blanco

MODO DE PREPARACIÓN

La preparación, en realidad, es de la salsa y depende de su tiempo.

Para una preparación rápida, junte en una licuadora todos los ingredientes, excepto las alitas de pollo, por supuesto.

Bata bien dándole varios pulsos de inicio. Pase la salsa por un colador para retirar las semillas y pieles de la pimienta y del pimentón.

Lleve la salsa a una olla y cocínela a fuego bajo revolviéndola siempre hasta que se reduzca y llegue a la consistencia de su preferencia.

A continuación, basta cubrir las alitas de pollo con la salsa y llevarlas al fuego hasta que queden doradas por todos los lados. No es necesario condimentarlas con sal porque la salsa ya es salada.

Ahora, si tiene tiempo y está planeando la preparación para después, lo ideal es dejar que la salsa fermente algunos días antes de utilizarla. Para eso, licue en la licuadora la pimienta, el pimentón, el ajo, el azúcar, la sal y el agua, y deje separado el vinagre.

Coloque la mezcla en una jarra o pote de vidrio, cúbrala con película plástica y déjela descansar en un lugar oscuro y frío de tres a cinco días. Verá que se forma una capa blanca sobre la superficie ya el primer día. Retire esa capa y mezcle bien el resto por lo menos una vez por día durante el proceso de fermentación y vuelva a cubrir el recipiente con película plástica.

Después de la fermentación, mezcle la salsa nuevamente en la licuadora, pero ahora agregue el vinagre. Entonces, prosiga con la receta: pase la salsa por un colador, llévela a fuego bajo y cocínela hasta que se reduzca, cubra las alitas de pollo con él y llévelas a la parrilla, dándolas vuelta siempre que sea necesario para que todos sus lados queden bien dorados. ¡Buen provecho!

Comentários