Cómo hacer bife angosto en la parrilla

Compartilhe

Share

Comparta

El bife angosto, ¡ay qué rico!, el bife angosto es un corte realmente sorprendente. Con un costo beneficio arriba del promedio por su valor, jugosidad y ternura, es una carne tan buena para el asado como la picaña.

Así como la picaña, el secreto está en la compra y en la preparación, pues el proceso de asarlo no podría ser más sencillo: sal gruesa (o entrefina) y fuego caliente, es todo lo que usted necesita.

Para comprarlo, lo más importante es encontrar una pieza con la grasa uniforme, pues su buena distribución garantizará la ternura de la carne al derretirse en el fuego. Cortes con la capa de grasa faltando se deben evitar. 

Para garantizar el corte de bife angosto ideal, por supuesto, usted siempre puede utilizar nuestro bife angosto de la línea Dia a Dia.

Tras garantizar el mejor corte de bife angosto para el asado, pasemos al fuego. Usted debe encenderlo con anticipación para que no haya llamas en el momento de llevar la carne al fuego, pues si no la quemará por fuera y la dejará dura por dentro.

Por lo tanto, cuando el carbón o la leña se están volviendo solo brasa, use sal gruesa, preferentemente molida (o entrefina), para salarla por todos lados. Recuérdese de no refregar la sal en la carne, usted debe solo rociarla para evitar que se seque y quede demasiado salada.

Tras rociar la sal en el bife angosto, échelo en una fuente y deje que descanse en frente a la parrillera por alrededor de 10 minutos. Eso ayudará que la carne absorba la sal y quede más sabrosa.

Enseguida, lleve el bife angosto a la parrilla a 15 cm arriba de la brasa. Cuando los jugos de la carne se hinchen y comiencen a aparecer en la superficie del corte, dele vuelta al bife angosto. 

Ase la carne por 7 minutos más para servirla jugosa y un poco más para servirla al punto. Recomendamos, y mucho, que no la sirva bien cocida, pues la carne se vuelve dura si queda mucho tiempo en el fuego, pero, por supuesto, ¡la elección es suya!

Comentários