Cómo hacer caldo de carne casero

Compartilhe

Share

Comparta

Muchas veces, en muchas recetas, inclusive en las nuestras, se indica que se utilice caldo de carne. En general, es común que las personas utilicen caldo de carne pronto o inclusive cubitos de caldo de carne, pero estas no son las opciones más sanas.

El mejor caldo de carne posible, con más sabor y más sano, es el casero. Además, es fácil hacerlo y puede ser un excelente destino para vegetales que se pasaron de maduros o pedazos de carne que usted los desecharía. 

Usted puede utilizar cualquier pedazo de carne, pues lo importante es brindarle sabor al caldo. Por eso, elija pedazos más baratos como el músculo o la aguja (chuck) – ¡nunca use solomillo o cortes similares para un caldo de carne!

Los ingredientes para nuestro caldo de carne son básicamente lo que usted tiene en casa y aproveche para usar los vegetales que ya se pasaron de maduro y que usted pretendía tirarlos. Por ejemplo, usted puede usar la lista que sigue como referencia:

  • 500 gramos de carne
  • 1 zanahoria picada
  • 1 taza de ajo porro picado
  • 1 cebolla picada
  • 3 hojas de laurel
  • Cebollín y perejil a gusto
  • Agua filtrada

Vea que no utilizaremos sal ni pimienta, pues estos condimentos generalmente se añaden a la receta posteriormente. De esta manera, si usted le pone al caldo de carne también, quedará muy fuerte y salado. 

Otro detalle es con relación al agua: es necesario que se use agua de buena calidad, pues usted consumirá este caldo, lo que incluye todo lo que está en el agua. La mayoría de las bacterias y otros microorganismos mueren con el calor, pero vale prevenir, ¿verdad?

Para preparar el caldo de carne, en una olla a presión con un hilo de aceite en fuego alto, dore la carne por todos los lados. Al estar dorada, coloque la tapa por arriba, pero no la cierre, queremos solo tapar la olla hasta que termine de cocinarse con el propio vapor. 

El tiempo de cocción dependerá de la carne que usted utilizó, entonces vaya testeando, pero cuidado para que no se queme. Cuando la carne esté cocida, añada las legumbres y los condimentos deseados y saltee mezclando bien hasta que todos estén bien tiernos.

Agregue agua hasta que cubra los ingredientes, cierre la olla a presión y cocine hasta que levante la presión. En este momento, cambie para fuego bajo y deje que cocine por lo menos una hora más. 

Cuando la olla haya enfriado y la presión se haya aliviado por total (usted puede usar agua corriente para acelerar este proceso), cuele el caldo con un colador presionando la carne y las legumbres para retirar lo máximo posible de líquido.

Deje que este caldo descanse y, si desea, retire la capa de grasa que se forma con una cuchara – eso no es necesario, pero es más sano. ¡Conserve en la heladera y utilice para hacer recetas exquisitas!

PS.: ¡No se le ocurra tirar los ingredientes del caldo de carne! Utilice la carne y las legumbres para hacer una deliciosa sopa.

Comentários