Cómo hacer milanesas con quingombó frito

Compartilhe

Share

Comparta

Esta receta es muy buena para un almuerzo leve en el día a día, especialmente si usted no va a cocinar para muchas personas. Pero si va, basta aumentar la cantidad de los ingredientes proporcionalmente, ya que esta receta es para dos personas.

Usted va a necesitar lo siguiente para hacer la milanesa:

Para preparar, vamos a comenzar colocando los bifes del nalga de adentro entre dos bolsas plásticas y machacarla con un martillo de cocina hasta que queden bien finitos y uniformes. De esta manera, es más fácil empanar y se fríen más rápido, dejando el exterior crocante sin pasar el punto de la carne.

Después,  empanaremos los bifes. Para eso, usted necesitará espacio y tres boles diferentes: uno con la harina de trigo, uno con los huevos batidos, y uno con el pan rallado.

Antes de comenzar a empanar, ya ponga una olla al fuego con bastante aceite para freír los bifes. Usted debe colocar aceite suficiente de forma que cubra todo el bife, es decir, ellos deberán quedar inmersos en el aceite. 

Enseguida condimentar con sal y pimienta a gusto el bife, empane. Pase el bife en la harina de trigo con las manos cubriéndolo todo. Después coloque el bife dentro del bol con huevo y, con un tenedor, dele vuelta para que esté todo cubierto por el huevo.

También con el tenedor, coloque el bife en el pan rallado. Es importante usar el tenedor para pasarlo por el huevo para que su mano no se vuelva una bola de harina con huevo. 

Cuando esté todo cubierto por el pan rallado, colóquelo directamente en la olla con aceite caliente y deje que se fría. Llevará tan solo algunos minutos para que esté al punto con una cascarita crocante y dorada. 

Repita el proceso y vaya colocando los bifes fritos para que escurran en papel de cocina. 

Para hacer el quingombó frito, usted necesitará los siguientes ingredientes:

  • Quingombó (la cantidad que usted va a comer)
  • 3 dientes de ajo
  • Sal a gusto
  • Pimienta negra a gusto

Comience picando el ajo bien fino y déjelo aparte. Enseguida lave bien el quingombó, séquelo y córtelo en rodajas uniformes.

En una olla con aceite bien caliente, freiremos el quingombó de la misma forma que  lo hicimos con el bife, es decir, con aceite suficiente para cubrirlo. Cuando el quingombó esté dorado, escúrralo en papel de cocina.

En otra olla, sofría el ajo con un hilo de aceite. Cuando esté dorado, junte el quingombó frito, sofría un poco más y condimente con sal y pimienta.

Ahora basta servir el quingombó frito con la milanesa. ¡Le recomendamos una porción de arroz blanco como guarnición! 

Comentários