Conozca las ventajas de la carne envasada al vacío

Conozca las ventajas de la carne envasada al vacío

Compartilhe

Share

Comparta

¿Por qué usted aun no compra carnes envasadas al vacío? 

Si le preguntáramos a cualquiera en la cola de la carnicería de un supermercado, la respuesta probablemente sería: “hábito”. Pero, ¿y si cambiáramos para hábitos más sanos y aun más sabrosos? ¡Eso es lo que la carne envasada al vacío le ofrece!

La carne envasada al vacío garantiza más sabor, color, frescura, textura y lo más importante, una pérdida mínima de los nutrientes. Además, no pierde peso, entonces usted estará comprando lo que está en el embalaje: 1kg es siempre 1kg, y no 900 gramas. 

Cómo se envasa la carne al vacío

Tras envasar la carne, el aire se retira de forma mecánica e instantánea de dentro del envase. De esta forma, en el momento de la descompresión del aire, todos los microorganismos que actuarían para deteriorar la carne se destruyen. 

Al retirarse el oxígeno, el proceso de conservación aumenta, por el hecho de que no ocurrirá la oxidación de la carne. De esta forma, las enzimas naturales de la carne pueden actuar, volviéndola mucho más tierna y con sabor y aroma de carne madurada.

¡Con la carne envasada al vacío se garantiza ternura y sabor!

Una otra barrera que impide que muchas personas tengan el hábito de comprar carne al vacío es el color más oscuro y el olor fuerte cuando uno abre el envase, pero ambas condiciones son consecuencia de la mayor conservación de la carne y ternura. Le explicamos: 

La carne roja posee un pigmento llamado mioglobina que, al tener contacto con el oxígeno le da el color rojo de la carne fresca que nos gusta, pero, al envasarla al vacío, se retira el oxígeno del embalaje, y la mioglobina le da un tono marrón a la carne. Pero el color oscuro de la carne envasada al vacío es solo temporario, pues al abrir el envase, la mioglobina tendrá contacto con el oxígeno y la carne volverá a quedar rojiza nuevamente, basta que usted la deje respirar por un tiempo. 

Y el olor fuerte también es temporario, desaparece en algunos minutos después de que usted abra el envase. Eso ocurre justamente por el proceso de maduración de la carne dentro del envase sin oxígeno debido a las acciones de las propias enzimas de la carne que la dejan más sabrosa y tierna. 

Es importante entender que la retirada del aire del envase al vacío es lo que la mantiene conservada por más tiempo, lo que garantiza su salud, pues inhibe el crecimiento de bacterias, hongos y otros microorganismos que necesitan oxígeno para su desarrollo. En el caso de que usted no quiera abrir totalmente el envase, puede hacerle un corte pequeño de alrededor de 5 centímetros para que la carne ya tome contacto con el oxígeno antes que usted la retire totalmente del envase. 

Así que, en resumen, las carnes envasadas al vacío se conservan mejor, más tiernas y sabrosas, poseen más nutrientes, ¡y usted siempre va a llevar lo que dicen los envases! 

Comentários