Pasta con salsa genovesa

Compartilhe

Share

Comparta

Pasta con salsa genovesa

La salsa genovesa es típica de la región de Nápoles, Italia, y es vista como el corazón de la gastronomía local. Es muy sabrosa y sorprende por la preparación porque se hace básicamente con cebolla y carne.

A pesar de no ser difícil, esta receta precisa de bastante tiempo de preparación, por lo que es ideal para un domingo en familia o con amigos. Nuestra lista de ingredientes sirve hasta 8 personas, entonces, ajústela según sus necesidades.

LISTA DE INGREDIENTES

  • 1,5 kg de cebolla

  • ⅓ vaso de aceite de oliva extra virgen

  • 2 zanahorias sin cáscara y picadas

  • 200 gramos de panceta picada

  • 1 kg de aguja cortada en cubos

  • ¼ de vaso de vino blanco seco

  • 1 apio picado

  • 500 gramos de pasta

  • Sal a gusto

  • Pimienta negra molida a gusto

  • Queso parmesano a gusto

MODO DE PREPARACIÓN

En una olla con agua hirviendo, ponga las cebollas enteras peladas y déjelas cocinar unos 15 minutos. Retírelas de la olla, déjelas enfriar un poco y rebánelas finas.

En una olla grande, caliente mitad del aceite de oliva a fuego moderado. Cuando esté bien caliente, agregue las zanahorias, el apio y la panceta, y rehogue unos 4 minutos.

Salpimiente los cubos de aguja, agréguelos a la olla, cubra todo con las cebollas rebanadas y vierta el resto del aceite de oliva sobre ellas. Espolvoree un poco de sal y pimenta sobre las cebollas.

Tape y deje cocinar a fuego lento unas dos horas o hasta que la carne esté bien tierna. No se preocupe: no se quemará porque las cebollas van a soltar bastante líquido.

Pasadas dos horas, retire la tapa, aumente el fuego y deje hervir. Revuelva con frecuencia mientras el líquido se reduce y la salsa se espesa. Baje el fuego si es necesario y cocine hasta que la carne comience a desmenuzarse – este proceso debe llevar unos 45 minutos.

Agregue el vino y pruebe. Si lo desea, puede poner un poco más según su paladar. Reduzca el fuego y cocine unos 15 minutos revolviendo con frecuencia hasta que la salsa esté espesa y brillante.

Ahí, basta cocinar la pasta y servirla con la salsa y queso rallado a gusto. ¡Buen provecho!

Comentários